viernes, octubre 20, 2006

Ahora vivo en un apartamento-mansion (así se llama por aquí)

Después de abandonar el reino prohibido de los japoneses de lavadora sagrada, mi nueva residencia, y para las tres semanas restantes, es un apartamento de tres habitaciones en la décima y última planta, con salón-comedor, cocina, baño-aseo, vestidor, hall y tres terrazas. ¡Unos 160 m2 para mi solo!.

Este viaje en cuanto a alojamiento se refiere, está siendo muy curioso. Primero una caja de cerillas y ahora una pedazo de apartamento-mansion. Lo dicho, extraño de verdad.

Aquí os dejo el video para que echéis un ojo.




Por cierto, lo que suena de fondo es una canción de los Beatles en el hilo musical.

jueves, octubre 19, 2006

El fin de un sueño

EL fin de la fantasía de un buen Homestay. He tenido mala suerte con mi ¿familia? de homestay. Todo empezó desde cuando nada más llegar me dijeron que no tenían bici para mi y tuve que seguir alquilando la que tenía. Imprescindible si tenemos en cuenta que la casa está a media hora en bici desde la escuela.
Luego, aun siendo amables, se sucedieron las cosas extrañas. Yo tenía mi propia casa en en el jardín y sólo podía acercarme al salón-comedor (nada de ver el resto de la casa, por supuesto) a la hora del desayuno y de la cena.Tenía que entrar por la puerta de servicio.
No puse pegas a las hora fijadas para desayunar o cenar y comí de todo. Además, intenté hablar todo el rato con ellos. Al principio comían conmigo pero a los dos días estaba solo en compañía de la madre o del padre.
Este miercoles ya se hizo insoportable. ¡Desayuné solo! Y cuando pregunté acerca de la colada me dijeron que tenía que irme a una lavandería de monedas. Ah, y el papel higiénico también tenía que comprármelo yo. ¡Alucinante!
Al final una profesora me vio la cara desmejorada y un poco alicaída y se lo conté todo. Quedamos en que hablaría con la familia para ver si había alguna solución y no fue posible. Ellos pensaban que el homestay era una cosa y, obviamente por los resultados, yo pienso de otra forma. Aunque de todas formas cuando a mis profesoras y a la encargada del alojamiento les comentaba lo de la colada, lo flipaban.
Bueno, en definitiva, ya estoy recolocado en una casa inmensa yo solito. Las fotos las dejo para el siguiente post. Con video incluido.¡A seguir pa´lante!



El castillo inexpugnable


El jardín-frontera


Mi gueto

















martes, octubre 17, 2006

La prueba del Natto

¡Al ataqueeeeeee!

Iwase-sensei, arigatoo!

¡Ñam, ñam!

A Iin-san no le cayó tan bien el Natto

¡Sí, sí, me lo comí todo!

Hola de nuevo. Siento mucho haber estado missing estos días, pero es que con el cambio de casa y la alteración que me produce siempre cualquier cambio, pues eso, que no tenía ganas de na.


Pues bien, el miercoles de la semana pasada probé por primera vez el Natto. Mi profesora Iwasei-sensei prometió traerlo para que lo probáramos Iin-san y yo y así fue. ¡Gracias Iwase-sensei!.


Por lo visto es una especie de lentejas fermentadas que a cualquier occidental osado que se atreva a meterse con ellas...le atacan el paladar.


De primeras el olor me gustó. El sabor es otro mundo. En España yo no he probado un sabor igual. No soy capaz de describirlo. Es muy intenso y fuerte. No puedo decir que me encantó pero tampoco que no me gustase. Ya he vuelto a comerlo otra vez en mi casa de homestay y pienso seguir dándole más oportunidades.


Me comvertiré en Natto-man, jejeje.