viernes, octubre 13, 2006

Cambio de casa

Hoy empiezo mi estancia en casa de la familia Masuda. Ya llevo en Japón un més y todavía me quedan cuatro semanas para recibir a Anita y disfrutar juntos del viaje turístico.


En vista del cambio quiero compartir con todos vosotros el aspecto que tenía mi antigua y diminuta habitación.


La bandera de Suzuka


La tabla-futón


La mesa de estudio


La estantería y la puerta


Vista desde la ventana


Más vistas

jueves, octubre 12, 2006

Gedo senki




El viernes pasado, antes de ir a Suzuka, Ángel-san y un servidor nos fuimos al cine a ver la última película del estudio Ghibli: Gedo Senki (La búsqueda de Gedo).

El director de la película es el hijo de Hayao Miyazaki, autor de La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro, El castillo ambulante, Mi vecino Totoro, Porco Rosso, Conan el chico del futuro, Heidi, Sherlock Holmes...

La verdad es que no entendí muchas cosas, aunque el contexto general sí lo capté. En la opinión que me pude hacer tras el visionado de la película aparece la palabra decepción. El presupuesto debió de ser bajísimo, con apenas cinco personajes. Sin casi escenarios o paupérrimos, totalmente alejada de sus tres predecesoras. Y, para mí lo más importante, rompe por primera vez la norma identificadora del estudio Ghibli: hay personajes malvados unidimensionales sin más.

Para quien no haya visto nunca una película Ghibli este post le sonará un poco a chino, (que no a japonés,jejeje) y es a esta parte de la audiencia a los que recomiendo que vean el resto de obras maestras del estudio. El culmen del cine de animación.



Una curiosidad: El cine está situado en las plantas sexta y séptima. Ese es el motivo de lo reducido de la sala. El precio un abuso: 1.800 yenes (unos 12 euros).



Vídeo pirata. La música es en parte de Carlos Núñez

miércoles, octubre 11, 2006

Suzuka 2.Fin: La vuelta y sus sorpresas


Bueno, pues esta va a ser la última entrada sobre Suzuka. Un día que empezó como una aventura en solitario, de peregrinación hacia el conocimiento de mi mismo en una situación nueva. Y que terminó con una gran sorpresa y en compañía.


Puedo reafirmar que a sido una de las experiencias más intensas y especiales que he vivido en toda mi vida. Ha habido momentos de cansancio, como los viajes en tren y la espera en el circuito, pero sólo han servido como contraste de los momentos de vivencias al cien por cien.


Cuando salí del circuito una hora y media más o menos después de terminada la carrera, me encaminé hacia la estación. Allí había mucha más gente que el día anterior. Pero fue allí, en la cola tras otro par de horas de espera, donde me ocurrió lo mejor del día.


Cuando ya estábamos a punto de subir, las dos chicas de delante mío me preguntaron que de donde venía. Y allí comenzó una conversación con ellas y con su hermano que harían que el viaje de vuelta volase al triple de velocidad que nuestro tren.


Eran de cerca de Tokyo y volvían esa misma noche en autobús. El chico y una de sus hermanas son seguidores de Ferrari pero la otra lo es de Renault. Así que estábamos en tablas. La conversación fue maravillosa. Toda en japonés, y eso que duró más de cuarenta minutos.


Al final del trayecto nos despedimos dando por finalizado a regañadientes ese estupendo rato vivido. Pero lo mejor fue cuando yo ya les había dejado atrás y me encaminaba lleno de buen humor aunque cansado hacia mi tren de transbordo. El chico se me acercó corriendo para pedirme el mail.


Así que intercambié el mail con los hermanos Oohori y nos sacamos una foto. En dicha foto se puede ver plasmado el buen rato que pasamos esa tarde. Las sonrisas os puedo asegurar que no son las típicas de las fotos.


Lo dicho, un gran día. Y un nuevo Pakito.

martes, octubre 10, 2006

Suzuka 2.6: A Michael Schumacher

¡¡¡Pues eso...que gracias!!!


Chiste fácil (Bridgestone=Neumáticos de Ferrari)

La de vueltas que da el mundial de este año




Stand de Bridgestone tras la carrera. Quien no se consuela es porque no quiere

Suzuka 2.5: El cielo de Suzuka









Suzuka 2.4: No es lo mismo

Desde casa ( foto cedida por Mark-san)


En el circuito

lunes, octubre 09, 2006

Suzuka 2.3: La carrera

Bueno, para quien no se haya enterado todavía del resultado de la carrera o quiera revivirlo desde otro punto de vista más personal e aquí un conjunto de fotos y videos donde podréis haceros un poquito la idea de mi vivencia durante la carrera.


Espero que disfrutéis. Yo lo hice.


Desde aquí partió Alonso

Vuelta de calentamiento

Primeros compases



Primera vuelta: Massa-Shumacher-Ralf-Alonso-Trulli



Mitad de carrera: Shumacher-Alonso-Massa



Última vuelta


Rueda de prensa. Si no la oyes, sube el volumen


Y en esta posición terminó. Sólo falta un puntito...

Un tipo feliz

Suzuka 2.2: Desde mi territorio conquistado

Aunque el título podría ser: Una de esas tradiciones de otro país que nos fastidian.

En este caso, la tradición proviene de la fiesta del Ohanami (contemplación de los cerezos en flor). En dicha ocasión, que se produce cada primavera, un miembro de la familia, oficina o amigos se presenta a horas intempestivas con un plástico del tamaño adecuado a las personas que vayan a congregarse bajo los cerezos. Dicho individuo permanece allí horas hasta que llegan sus compañeros de fiesta. Luego se dedican a beber sin medida y a cantar con el karaoke portátil hasta bien entrada la noche.

Pues bien, este fin de semana pude comprobar como se aplica a un evento público de grandes dimensiones. Lo malo es que esta gente dejaba los plásticos del sábado al domingo. Vamos, el equivalente de España de estar uno solo en la cola de la disco o del cine y cuando te toca comprar entradas para todo un regimiento.

A mi esta costumbre me parece un abuso de la confianza en el otro. De que nadie va a coger el plastiquito y lo va a tirar a la basura (que casi estoy seguro que es lo que haríamos nosotros y además justamente).

El ejemplo práctico lo pude ver de primera mano con un plástico de estampado de pingüinos que tenía a mis espaldas. Pregunté a un señor que había justo detrás y me comentó que pertenecía a dos chicos. Dichos individuos al final no aparecieron pero a nadie se le ocurrió tomar su sitio. Todavía hoy se podría decir que tienen un sitio para dos guardado en el circuito de Suzuka.

Lo dicho, una pasada.

Frontera izquierda

Más allá de la reja

En todos los sitios hay colgaos

Frontera delantera de "ferraristas"

El susodicho plastiquito.

Suzuka 2.1: El camino de Santi-san de Suzuka



Tierras conquistadas en Suzuka


Como ya pude comprobar el día anterior, el viaje a Suzuka no es tan comodo ni tan corto como me pensaba. Así que mi primera decisión fue levantarme a las 5:30 de la mañana.


Al levantarme pasó volando la idea de quedarme en la cama, pero desapareció igual que vino. Así que, me levanté, desayuné y en bici a la estación de Okazaki. Unos cinco minutos de trayecto.


Compré en taquilla el billete de ida y vuelta (3.500 Y) y a esperar en el andén. El trayecto de Okazaki a Nagoya, que es donde debía realizar el transbordo, duró unos treinta minutos. El pequeño calvario llegó después.


El tren que me tenía que llevar de Nagoya a la estación de Suzuka-circuit-inou tarda habitualmente unos cuarenta minutos. En el que yo cogí ayer tardé ¡una hora y cuarenta minutos!


Nos íbamos parando en casi todas las estaciones y en tres o cuatro realizó descansos de quince o veinte minutos. Para más inri, iba de pie.


Después de llegar, una caminata de un par de kilómetros hasta las taquillas del circuito y otro kilómetro hasta llegar al sitio previamente planificado desde el día anterior.


Fue en estos momentos cuando me di cuenta de que mi actitud era diferente. Como si el hecho de la llamémosla "tragedia de dejarme colgado Mark-san" me hubiera liberado de mi "yo-quejica-lleno-de-temores" habitual.


Desde que salí de casa en mi mente estaba grabado a fuego el sitio al que me dirigía. De hecho, cuando llegué al circuito, la cantidad de personas era muy superior a la del día anterior. Y yo no podía haber llegado antes, ya que el primer tren sale a las seis.


El mar de Suzuka

Al final llegué a mi meta autoimpueta y allí estaba mi hueco. Junto a la valla de color blanco, de pie con vistas a pantalla de televisión con prismáticos (gracias a Mark-san que sugirió comprarlos el día anterior). Suficientemente cómodo para pasar las cuatro horas de espera leyendo un libro(El arte de la guerra de Sun Tzu) y jugando a la DS.


Vista desde la tribuna ppal de "mi valla blanca", en el centro de la imagen


Gracias a mi actitud, un ambiente más agresivo que el día anterior se veía ahora de otra forma. Nada, ni siquiera el cansadísimo trayento en tren, consiguió desmoralizarme.


Suzuka 2.1 Owari (Fin)

Suzuka 2.0: ¿Qué no vienes mañana?


El sábado por la noche a eso de las diez, hora nipona, recibí un mensaje de mi compañero de aventura Mark-san.

En el mismo me informaba de su intención de no acompañarme en el gran día. Esto era debido a su estado lamentable después de un día muy duro (que lo fue) y al examen de japonés del miércoles para el cuál tenía que estudiar.

Yo en ese momento estaba hablando con Ana por el Skype. Fue ella quién me dio el pequeño empujoncito para no hacer una tontería y no ir. También me acordé de Ángel-san y su caída de bicicleta del lunes: "Volver a levantarme y pedalear, ¡¿qué iba a hacer si no?!". Ella siempre está ahí y él es mi sensei.

Ayer en Suzuka viví uno de los mejores días de mi vida (y no tiene nada que ver con el hecho de que Alonso ganase la carrera, que fue la guinda del pastel). Fue como montar en una montaña rusa de sensaciones, experiencias, alegrías y revelaciones.Para mí fue como un peregrinaje, un Santiago de Compostela. Llamémosle Santi-san de Suzuka.

En los siguientes post voy a intentar ir desgranando poco a poco todo lo que me pasó allí.

Al final casi debería darle las gracias a Mark-san. Quizás lo haga mañana.