sábado, octubre 07, 2006

Training day (Suzuka circuit day 1)

Primero el sonido


La entrada

Alonso

Un montón de gente

¿Es él?

¿Hubiese hecho mejor tiempo que el de verdad?

En el stand

Esperemos que mañana se cuelge también...el coche por supuesto

Mi punto de vista

Un gran aficionado

Mark...

...y un servidor

Kimi...

...y De la Rosa

Yo cansado. Mañana más

viernes, octubre 06, 2006

Visita al castillo de Okazaki


Vista desde el jardín


Plano de la zona


Es pequeñín, la verdad


Para purificarse antes del templo


Para rezar en el templo


Una bonita vista

El mejor edificio de Nagoya




jueves, octubre 05, 2006

Simulador de terremotos


El fin de semana pasado nos acercamos a ver el castillo de Okazaki (mañana prometo una entrada). Y justo antes de llegar estaban delante de este edificio enseñando a los vecinos como comportarse en caso de terremoto.

Es un simulador acoplado a una furgoneta, lo cual hace que sea muy sencillo ir de un lado para otro mostrando los efectos de un seísmo.


miércoles, octubre 04, 2006

...Y también jamón (pero sin imágenes)

Hola a todos/as.


Hoy he llevado a clase mi segundo y último jamón serrano envasado al vacío. Se lo había prometido el lunes pasado a mi único compañero de clase, Iin-san de Taiwan, y a mi profesora Iwase-sensei. Por su parte Iwase -sensei aportó el pan e Iin-san las bebidas. Vamos, que somos todo un equipo.


Ninguno de los dos había probado nunca tan suculento manjar. Y por la forma de comerlo y los gestos de ambos, casi puedo afirmar con total certeza que les encantó (faltaría más).


La verdad es que es un placer compartir con otras personas cosas o comidas que realmente te gustan. A mi me ha sabido cien veces mejor este jamón en compañía de estupendas personas (¡eh!, que también estaba Ángel-san mirándonos, ya que no puede abusar de la carne y sólo lo cató un poco) que el que me comí hace unos diez días en la soledad de mi mini-cuarto.


La falta de fotos de tan estupendo evento es debida a mi mala cabeza y a estar pendiente de que mis invitados disfrutasen de la comida. Lo siento.


Nos leemos.

martes, octubre 03, 2006

La excepción que confirma la regla

Aquí en Japón no hay basura por las calles. Ni papeles, ni botes o botellas, nada de nada. Pero he aquí la excepción, encontrada en el centro de Nagoya.

Aunque os parezca un poco desconsiderado os puedo casi asegurar que existe un porcentaje superior al 80 % de que este acto desalmado haya sido llevado a cabo por un gaijin (extranjero).






Lo que también hay por aquí


¡También tortilla, sí señor!

El pasado viernes nos metimos entre pecho y espalda el señor Ángel-san y un servidor un peazo de tortilla española. Como debe ser, con su cebollita, su aceitito de oliva, sus patatitas y...¡sus huevos!


Habíamos comprado cuatro huevos un par de días antes y decidimos hacerla de ocho en el último momento. Así que cojí la bici y pal Seiyu (vamos como el Ahorramás). Otros cuatro huevos de vuelta. Al ir a cascar los del otro día...¡cocidos! Sí, sí, envasados igual que los normales pero ya precocidos. ¡Arghh!


Asín que otra vez pal Seiyu y otros cuatro huevos de vuelta. Ya os podéis imaginar hasta donde estaba yo el otro día, vamos.


Pero al final nos quedó una tortilla estupenda y sabrosota.

Mimándola...


...y cuidándola


Ya crecidita. ¡Qué linda!


Ángel-san dando buena cuenta de ella


...y un trocito para después

lunes, octubre 02, 2006

Paella a la nihon

El miercoles de la semana pasada Raimon-san se despedía de nosotros con una paella a la japonesa.


Raimon-san es de Finlandia pero vive en Málaga, aunque se pasa todo el tiempo de un lado para otro del ancho mundo. Habla ocho idiomas y ahora está aprendiendo japonés.


La paella la hicieron entre Noriko-san y Ángel-san, con un poco de ayuda de un servidor. El sabor era curioso, porque el arroz de Japón es pegajoso y quedó una paella que se podía comer con palillos.

Ingredientes








Iriguchi-sensei y Isaac-san


Le chef Noriko-san (de Girona aunque no lo parezca)


Esperando el papeo


Iin-san, Noriko-san, Ángel-san y un servidor


Las paellas terminadas, ¡a comeeeeeer!


El anfitrión invitándonos a empezar


Noriko-san y el que escribe a punto de atacar la paella


Todos comiendo y charlando


Iin-san, Ka-san y la pareja de "pañoles"


Disfrutando de la velada

En definitiva, una buena cena en muy buena compañía para despedir a un gran tipo repleto de experiencias y buen humor.

¡Que te vaya todo bien Raimon-san!

domingo, octubre 01, 2006

Rebelión casera


Y es que tras ver las fotos del Mandrake, ha habido un pequeño terremoto, todos han querido pedir cosas (esto parecen los Reyes Magos). Por ejemplo, Mazinger ya está esperando a Afrodita (que sí, que me dice que la ha visto en las fotos).


Mazinger esperando.

Y todos esperan tener nuevos compañeros. Pero sobre todo Yangul que echa de menos a Ashitaka, aunque ahora lleva a una chica muy guapa.


Death y Yangul.

Habrá que tener cuidado con lo que enseña Pakito de Japón, porque si no me parece que todos se van a querer ir de viaje.

Nos vemos.

Mandarake Nagoya

En Nagoya también nos dio tiempo a pasarnos por la tienda de manga, anime, maquetas, reliquias, cells originales de películas...vamos un paraíso con puerta a la calle para "colgaos" como un servidor.


Tiene cinco plantas, cada una dedicada a una afición diferente. Montones y montones de estanterías repletas de recuerdos y añoranzas esperando asaltar tu cuenta corriente al primer descuido sentimental.


Puerta de entrada (foto cortesía del Ángelsan)

Estanterías

Más estantes

Una vitrina de figuras de metal...

...del inigualable (ya lo tengo,jejeje)

Muñecos más antiguos...y más caros

Cell original de "La princesa Mononoke". Un pastón

Ashitaka y Yangul (creo que me suena tener algo parecido...)

Dedicada al comentarísta más asiduo (el Pelma-on-line, gracias her)



Aunque algunos no me crean, os puedo asegurar que por alguna extraña razón no gasté un mísero yen en mi visita a Mandarake-Nagoya. Para más inri, el amigo Ángelsan salió más contento que unas castañuelas (...de Sevilla por supuesto) con un cell original que le gustó, de una serie antigua, pero de poco éxito, por una cantidad irrisoria. Directo a la pared de su salón.