martes, octubre 03, 2006

¡También tortilla, sí señor!

El pasado viernes nos metimos entre pecho y espalda el señor Ángel-san y un servidor un peazo de tortilla española. Como debe ser, con su cebollita, su aceitito de oliva, sus patatitas y...¡sus huevos!


Habíamos comprado cuatro huevos un par de días antes y decidimos hacerla de ocho en el último momento. Así que cojí la bici y pal Seiyu (vamos como el Ahorramás). Otros cuatro huevos de vuelta. Al ir a cascar los del otro día...¡cocidos! Sí, sí, envasados igual que los normales pero ya precocidos. ¡Arghh!


Asín que otra vez pal Seiyu y otros cuatro huevos de vuelta. Ya os podéis imaginar hasta donde estaba yo el otro día, vamos.


Pero al final nos quedó una tortilla estupenda y sabrosota.

Mimándola...


...y cuidándola


Ya crecidita. ¡Qué linda!


Ángel-san dando buena cuenta de ella


...y un trocito para después