lunes, octubre 09, 2006

Suzuka 2.1: El camino de Santi-san de Suzuka



Tierras conquistadas en Suzuka


Como ya pude comprobar el día anterior, el viaje a Suzuka no es tan comodo ni tan corto como me pensaba. Así que mi primera decisión fue levantarme a las 5:30 de la mañana.


Al levantarme pasó volando la idea de quedarme en la cama, pero desapareció igual que vino. Así que, me levanté, desayuné y en bici a la estación de Okazaki. Unos cinco minutos de trayecto.


Compré en taquilla el billete de ida y vuelta (3.500 Y) y a esperar en el andén. El trayecto de Okazaki a Nagoya, que es donde debía realizar el transbordo, duró unos treinta minutos. El pequeño calvario llegó después.


El tren que me tenía que llevar de Nagoya a la estación de Suzuka-circuit-inou tarda habitualmente unos cuarenta minutos. En el que yo cogí ayer tardé ¡una hora y cuarenta minutos!


Nos íbamos parando en casi todas las estaciones y en tres o cuatro realizó descansos de quince o veinte minutos. Para más inri, iba de pie.


Después de llegar, una caminata de un par de kilómetros hasta las taquillas del circuito y otro kilómetro hasta llegar al sitio previamente planificado desde el día anterior.


Fue en estos momentos cuando me di cuenta de que mi actitud era diferente. Como si el hecho de la llamémosla "tragedia de dejarme colgado Mark-san" me hubiera liberado de mi "yo-quejica-lleno-de-temores" habitual.


Desde que salí de casa en mi mente estaba grabado a fuego el sitio al que me dirigía. De hecho, cuando llegué al circuito, la cantidad de personas era muy superior a la del día anterior. Y yo no podía haber llegado antes, ya que el primer tren sale a las seis.


El mar de Suzuka

Al final llegué a mi meta autoimpueta y allí estaba mi hueco. Junto a la valla de color blanco, de pie con vistas a pantalla de televisión con prismáticos (gracias a Mark-san que sugirió comprarlos el día anterior). Suficientemente cómodo para pasar las cuatro horas de espera leyendo un libro(El arte de la guerra de Sun Tzu) y jugando a la DS.


Vista desde la tribuna ppal de "mi valla blanca", en el centro de la imagen


Gracias a mi actitud, un ambiente más agresivo que el día anterior se veía ahora de otra forma. Nada, ni siquiera el cansadísimo trayento en tren, consiguió desmoralizarme.


Suzuka 2.1 Owari (Fin)