lunes, septiembre 18, 2006

Primeras impresiones

Hola a todos. Voy a intentar expresar en unas cuantas palabras las primeras impresiones de mi alocada aventura al Japón, ahora que casi hace una semana de mi partida.

Lo primero que debo decir, a parte de lo obvio de lo cansado y eterno que se hace el viaje, es que todo mi cuerpo me pide a gritos una explicación por haberlo arrancado de su hábitat natural y llevado a un terreno desconocido.

Estoy teniendo días muy duros porque no consigo relajarme y me pasa factura a la hora de dormir. La sola idea de irme a la cama me está empezando a aterrar. Estoy tomando pastillas para el sueño, me he comprado una almohada porque la que había parecía hecha de piedras, intento relajarme...pero ni con esas. Sigo pasándolas canutas. Si esto sigue una semana más no se que voy a hacer.

El problema es que a causa de lo anteriormente dicho no consigo disfrutar del resto. La verdad es que sí que me he presentado a muchos compañeros de residencia y clases. He hecho un viaje a Nara el pasado sábado. Y he entablado una amistad con un sevillano llamado Ángel que para mi ha sido de la guarda. Me ha dado su apoyo y compañía y espero corresponderle. De momento compartimos las comidas y los estudios.

La ciudad de Okazaki es un sitio tranquilo con sus negocios y su centro comercial (de gran tamaño, por cierto). Los coches van por la izquierda y apenas hay aceras. Los peatones y las bicicletas deambulan tanto por un arcén como por el otro y en las dos direcciones. Tampoco existen las líneas discontinuas. Pero todo se mueve en armonía y sin problemas.

Las ocho horas de clase que he recibido hasta el momento han sido entretenidas y amenas. Aunque la gramática y el vocabulario que estoy dando se supone que ya los dí en Madrid me viene bien el ritmo para ir aclimatándome al idioma.

El clima es una mezcla de lluvia de vez en cuando con calor sofocante a ratos y de momento sin hacer frío nunca. Siempre tienes que llevar el paraguas o el chubasquero por si acaso. El peligro de tifones en estas fechas suele ser habitual, pero nada preocupante.

Mi alimentación va desde la comida autóctona a las judías pintas que comí ayer en casa de Ángel. Al principio fue un poco caótica pero poco a poco se va centrando. Es otra de las cosas que peor llevo.

En fin, que no todo es tan de color de rosas como parecía pero vamos a ver si lo hacemos mejorar.

Nos seguimos leyendo.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Bueno, bueno, da gusto ver que las judias pintas pululan por todo el globo (gastronomía universal, ole!) y que la almohada es tan fundamental como el frigorífico : )
Ánimo con las horas con Morfeo (de esto podría hacer múltiples chiste, que lo sepas...) que seguro que le vas cogiendo el truco poco a poco, ya verás, ya.
Bueno, por la Madre Patria no hay mucha novedad para esto de ser lunes con un finde pasado bastante tranquilo. Lo único es que hoy sacaba nuevo cd el Jorge Drexler, que parece que tiene buena pinta...
Antes de despedirme, recordarte que estás en el país de los totoros y que intentes disfrutar un poquillo por los pobres mortales que estamos en el país del sólo-el-funmbol-es-deporte (muxos ánimos!!)
Perico-on-line

lunes, septiembre 18, 2006 6:55:00 p. m.  
Blogger Pakito said...

Gracias, Pericopollojunior on line. Muchas gracias por tu apoyo.
Hoy parece que se me ha dado mejor la clase de japonés y estoy un poco más animado.
Ja, mata.

martes, septiembre 19, 2006 12:37:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home